Noticias - Nacionales

TRECE MILLONES DE POBRES EN COLOMBIA SEGúN EL DANE Y EN REALIDAD SON MáS

|5 de Mayo de 2019

   

Por estos días, el DANE informó que en Colombia existen más 13 millones de pobres y ésta situación no conmueve al pueblo, todo es recibido como una estadística más, porque nos acostumbraron a ignorar el dolor, el sufrimiento, el hambre, la enfermedad, el vivir colgados por la situación social, nos volvieron insolidarios, sumisos y nos convertimos en observadores de quienes gobiernan y tienen el poder y todo se lo roban y no solo nos quitan nuestros derechos sino aplican una brutal y violenta represión y judicialización para someternos en nombre de una supuesta democracia representativa y la institucionalidad que permite que la riqueza se concentre en un pequeño grupo de familias, mientras la gran mayoría vivimos en la pobreza, la miseria, con hambre, precarizados y haciendo maromas para sobrevivir.

Según la metodología usada por el Gobierno en Colombia para medir la pobreza, considera que una persona no está en la línea de pobreza si sus ingresos son superiores a $283.828 en áreas metropolitanas y $ 257.433 en zonas rurales, increíble pero es cierto.  

Según la nueva metodología usada para sacar las estadísticas, por arte de magia el gobierno desapareció más de 5’000.000 de pobres. Pero una forma objetiva de saber si la pobreza aumenta o disminuye, es determinar si aumentó la riqueza en poder de menos personas.  

Para nadie es un secreto que quienes ostentan el poder gobiernan para hacer las leyes y organizar la sociedad, usando al Estado como instrumento para aumentar la acumulación de riqueza para un pequeño grupo de familias, es muy fácil comprender la fórmula, es muy sencilla, la pobreza aumenta en la medida que se desvaloriza la fuerza de trabajo, es decir precarizar el trabajo, mediante la eliminación de derechos laborales, cambiando las leyes, pero también modificando las formas de contratación como es el caso de la tercerización e informalización de los trabajadores y la situación tiende a empeorar, con las reformas que están por llegar, como lo es de forma reciente lo ya aprobado en el plan nacional de desarrollo que le sacará del bolsillo a los trabajadores 1.061 billones de pesos e incluyó la contratación por horas, eliminó el derecho de pensión por vejez e incapacidad laboral de forma simultánea, nos obliga a pagar mensualmente de forma adicional al consumo 4 pesos por cada kilovatio de electricidad, para pagar 5 billones a particulares propietarios de Electricaribe.  

El hambre, la desnutrición y la miseria son proporcionales a la pobreza, la falta de acceso pleno a los alimentos sanos, servicios públicos, la salud, educación, vivienda.  

Si línea de pobreza lo determinan por el costo per cápita mínimo de una canasta básica de bienes y servicios, y el costo de la canasta familiar equivale a dos y medio salarios mínimos legales mensuales vigentes es decir $2’070.290, entonces la gran mayoría del pueblo vive en déficit por sus bajos ingresos, más el desempleo, la informalidad del trabajo que en algunas regiones de Colombia supera el 68%, la tercerización y la precarización laboral, esto significa que el pueblo se ahoga en una inmenso problema social, que el actual gobierno no se plantea resolver, sino al contrario agudizará con su política de favorecimiento a los más ricos, entre ellos a los propietarios de las multinacionales, conglomerados nacionales y al sector financiero.

Para acabar con la pobreza tendría que haber una distribución social y equitativa de la riqueza que generamos los trabajadores y no va ha ocurrir con la política implementada por los capitalistas, de transnacionalización del país, es decir entregarlo al capital privado, sobre explotar a los seres humanos y los recursos naturales. 

Luchar contra el hambre y la pobreza, implica la lucha por el poder, para que la política sea convertir la economía en social del trabajo, tenemos que conquistar la democracia para poder eliminar la pobreza y el hambre, se requiere alcanzar la paz porque la guerra es el instrumento usado por quienes tiene el poder para someter violentamente al pueblo a la desigualdad social, empobrecer y eliminar los derechos del pueblo, sin soberanía y autodeterminación, seguiremos siendo dependientes y nos seguirán imponiendo la política de saqueo de nuestra riqueza nacional. 

Hasta cuando vamos a soportar tanta humillación y desigualdad, los trabajadores y familias somos la mayoría, podemos tener el poder para acabar la pobreza, el hambre, la miseria, la desigualdad social y asegurar el acceso a todo lo que necesitamos como seres humanos para vivir dignamente, organicémonos y movilicémonos para que Colombia sea la patria democrática, con soberanía y bienestar para todos.

Javier Correa 
Secretario de Comunicación
Junta Directiva Nacional de Sinaltrainal

NR