Noticias - Nacionales

DESEMPLEO EN COLOMBIA, POLíTICA DE ESTADO

|2 de Julio de 2019

   

Recientemente el DANE anunció que en Colombia existen 2’610.000 desempleados, que representa el 10,5% de la población económicamente activa para laborar.

La situación de desempleo es más compleja, sin tenemos en cuenta que el 68% de personas en nuestro país viven de la informalidad rebuscándose el sustento, los más 14’000.000 de personas sin empleo que el DANE califica como inactivas, no son incluidas en las estadísticas de desempleo.

Adicionalmente al problema de desempleo se suma que la mayoría que tiene un empleo formalizado en Colombia, algo así como 2,500.000 devengan un salario un salario mínimo que es insuficiente para cubrir el costo de la canasta familiar que tiene un valor de dos y medio salarios mínimos legales mensuales vigentes.

Al desempleo se suma que la mayoría de trabajadores están tercerizados y precarizados y no hay estabilidad laboral.

El panorama de empleo en Colombia es dramático, es un problema social estructural que el Gobierno Nacional maquilla, minimiza su impacto y no tiene el interés de solucionar y están aplicando al país un modelo de desarrollo Neoliberal que con la globalización y el extractivismo destruyen la producción nacional y deja un gran impacto ambiental y social, no crea empleo productivo y deja al país y sobre todo a los trabajadores perjudicados por la dependencia de las políticas de los países que son potencia mundial como Estados Unidos y las multinacionales que ejercen un control absoluto para su exclusivo beneficio.

Si los trabajadores no somos capaces de organizarnos y luchar para transformar este grave problema, la situación en Colombia empeorará, no más observemos que los mismos causantes de éste flagelo, están unificados como clase  para imponer un modelo que beneficia sus intereses y cuando detectan que su tasa de ganancia no crece al ritmo esperado, adoptan medidas para frenar el decrecimiento económico y ejecutan medidas de choque contra los trabajadores para despojarnos de nuestros derechos laborales y abaratar el valor de la fuerza de trabajo, por esa razón  millones de personas desempleadas es favorable para los capitalistas que explotan los trabajadores, les permite pagar menos salarios, imponerles una brutal carga laboral, ritmos y jornadas extenuantes,  enfermando a los trabajadores, haciendo una mayor rotación de la mano de obra con despidos masivos, las reestructuraciones de las instituciones del Estado y las empresas generará más desempleo y empeorará las condiciones de trabajo, lo mismo que el trabajo por horas aprobado en el plan nacional de desarrollo, así como la reforma pensional que presentarán en el próximo periodo legislativo del Congreso de la República y las reformas laborales que impondrán.

A lo anterior, la crisis agraria propiciada por los denominados Tratados de Libre Comercio que tienen en dificultades a muchos sectores entre ellos al agrario por el ingreso de más de 16 millones de toneladas de alimentos al año, el alto costo de los insumos y materias primas en poder de las corporaciones multinacionales porque el Estado cerró las pocas empresas nacionales que existían.

Como ignorar las grandes dificultades que genera la deuda externa para el país que a enero de 2019, llegó a 134.712 millones de dólares que representa el 41% del PIB de Colombia y que adicionalmente tiene un efecto enorme por la manipulación del precio del dólar.

La idea es seguir fortaleciendo la organización de los trabajadores y el conjunto del pueblo, para lograr cambiar el Modelo Neoliberal por un modelo democrático, con un gobierno de unidad y reconstrucción nacional para crear el estatuto democrático del trabajo con la participación mayoritaria de los tratadores  

Acabar la tercerización e informalidad laboral para garantizar empleo, salario digno, adoptar mecanismos de intercambio directo para no ser castigados por la carga de impuestos, obligar a parar las reformas laborales, pensional, tributaria, por subsidio de desempleo.

Para concluir el presente análisis, el desempleo no es una simple estadística, se trata de un problema estructural y social, que depende de la política que se aplica para el país y como están dadas todas las señales por parte del actual gobierno      
   
Javier Correa 
Secretario de Comunicaciones 
Junta Directiva Nacional de Sinaltrainal   

NR