Noticias - Nacionales

COMO RESOLVER LA CRISIS

|6 de Mayo de 2020

   

Porque el Estado Colombiano no garantiza a la población lo que requiere para vivir dignamente en la actual pandemia que ha sumado a millones de personas en la pobreza y el Hambre, impactando el consumo la producción y redujo la tasa de ganancia de un sector de denominados empresarios, dejando sin trabajo y salario a millones de trabajadores y parece mentiras, pero al mismo tiempo ha concentrado el monopolio en determinadas empresas y el sector financiero? 

Sencillamente el Estado y con nombre propio quienes lo representan, que son aquellos que tienen la propiedad sobre medios de producción, no resolverán las necesidades del pueblo, porque su lógica y el sistema sobre el cual tienen funcionando a la sociedad, obedece al valor que representa cada persona por lo que consume, produce y deja de ganancias, que es en últimas lo que permite que unos pocos propietarios de las grandes corporaciones multinacionales, monopolios nacionales y el sector financiero acumulen la mayor parte de la riqueza y tienen al país, a los medianos y pequeños empresarios como satélites girando en torno a su ciclo, usándolos como instrumentos sobre quienes descarga la realización de sus actividades, bien sea por medio franquicias, prestación de servicios, comercialización y mega patrones de consumo de sus productos o compra de materias primas e insumos y servicios, que sirve a las multinacionales, monopolios nacionales para abaratar costos, explotar mano de obra y los recursos naturales, evadiendo la ley y trasladando la responsabilidad a terceros que son usados como testaferros, es decir no todo lo que brilla es oro, no todo el que constituye una empresa acumula grandes cantidades de riqueza, pero son funciones al antisocial sistema y en la clasificación socio económica los ubica en la escala de la mediana y pequeña burguesía, que están amarrados de pies y manos a la política que establecen las grandes corporaciones, el sector financiero y los denominados países ricos.  

Colombia es un Estado diseñado para asegurar la reproducción del capital para un pequeño grupo de personas que a su vez se valen de un cartel mafioso que se encarga de dirigir el país y por medio de las instituciones impone a la mayoría de la población el modelo de desarrollo que en éste caso es el neoliberal, que es útil para seguir concentrando más la riqueza y elimina la función social del Estado que terminó convertido en instrumento que permite trasladar grandes cantidades de riqueza a los particulares, bien sea por medio de la corrupción, convirtiendo en mercancías los derechos de la población o entregando el país para que sea saqueado por las multinacionales, los monopolios nacionales y el sector financiero.  


Por lo anterior, en la actual crisis, las medidas adoptadas por el gobierno apuntan a beneficiar a los grandes empresarios y no a los trabajadores que son más de 26 millones, más 20 millones de personas que integran sus familias, más los medianos y pequeños empresarios que son más del 80% de ese sector en Colombia y por esa razón vemos pasar muchísimos billones de pesos de las arcas del Estado al bolsillo de los propietarios de las grandes corporaciones y sector financiero e impondrán leyes para quitarle a los trabajadores y al pueblo sus derechos e ingresos.  


Para hacer frente a la crisis y resolver las necesidades del pueblo, se requiere cambiar la naturaleza del Estado para que su función sea lo social y la riqueza que se genere sea democratizada para asegurarle a la población la alimentación, la salud, la educación, los servicios públicos, la vivienda, el transporte, la recreación, la cultura, generar bienestar y riqueza espiritual en armonía con la naturaleza.  


En el caso colombiano, de no producirse ese cambio de Estado, al pueblo no le van resolver sus necesidades y los principales enemigos son los propietarios de los bancos, multinacionales y monopolios nacionales que precisamente han convertido la necesidad de la gente en la demanda de productos y servicios que sirven para lucrarse y los derechos de la población terminaron convertidos en mercancías y sólo escritos o enunciados en la constitución y las leyes.  

Ardilla Lule, el Grupo Santo Domingo, Sarmiento Ángulo, la Familia Char, el Grupo Empresarial Antioqueño actualmente Grupo Nutresa, los propietarios de las multinacionales y monopolios nacionales entre otros, por ser los  beneficiarios del actual Estado, son los principales enemigos de cambiar al Estado y no van a permitir que tenga un carácter social y democratizador de la riqueza para atender las necesidades del pueblo y no permiten fortalecer el desarrollo de las fuerzas productivas que implica industrializar el país, generar empleo productivo, valorizar la fuerza de trabajo, nacionalizar los sectores estratégicos, derogar los tratados internacionales que son lesivos para el país e impulsar un desarrollo por sistemas nacionales de la producción y los servicios, regular la participación del capital privado.  

Pera lograr ese cambio, necesariamente debe haber una nueva constitución nacional que defina el Estado como social, democrático, de Unidad y reconstrucción Nacional, que proteja y garantice que el estado social y democrático resolverá las necesidades del pueblo y para ello deben crearse las leyes que permitan hacer reales esos derechos, como lo son el Estatuto Democrático del Trabajo, la reforma agraria integral, el modelo de desarrollo democrático, entre otros.  

En línea con esa nueva constitución nacional debe haber un gobierno democrático, de unidad y reconstrucción nacional, que debe estar representado por una junta de gobierno y un congreso popular integrado por representantes de cada sector social, no para decidir por el poder delegado en quien se elige, sino para ejecutar lo que directamente defina el pueblo, es decir pasar de la actual democracia representativa, en la cual una mafia corrupta que gobierna se hace elegir con el voto de la gente en las urnas y establecer una democracia participativa de la gente para que decida los aspectos sociales, económicos, políticos, culturales y ambientales del país para generar bienestar, democracia, paz, soberanía y parar el daño ambiental.

Cambiar el Estado para asignarle esas funciones sociales y democráticas pasa por resolver un problema muy complejo que significa convencer y comprometer conscientemente a la población para sacar adelante tal propósito, implica entonces poder parar la guerra, acordar la paz, reconstruir para mitigar el daño causado, cambiar el odio por armonía y la esperanza, lograr la soberanía para tener la capacidad de la autodeterminación nacional como pueblos que integramos la Nación y ello representa acabar con la intromisión extranjera y una de las cosas definitivas es cómo transformamos ese pensamiento que le han creado a gran parte del pueblo que hoy están convencidos y defienden al actual Estado y a ese grupo que concentra la riqueza y que es responsable de los problemas sociales que vive el pueblo.  


Consecuentes con el carácter de Estado que nos han impuesto, a los grandes empresarios y gobierno solo les preocupa reactivar la economía para seguir acumulando riqueza, así sea a costa de sacrificar la salud, la vida y no resolver las necesidades de la gente.  

Colombia es un país con mucha riqueza natural, con una privilegiada ubicación geoestratégica, climas, biodiversidad y territorio suficiente para resolverle a toda la población sus necesidades. Riqueza hay, tenemos suficientes recursos naturales, tierra, infraestructura, mano de obra, hay que retornar al control del Estado la plata del pueblo que está en poder de los bancos privados que deben ser nacionalizarlos o establecerles límites fuertes para que el país tenga el control y la actividad financiera esté enfocada en lo social, si declaramos la morosidad, podemos disponer del 48% de Producto Interno Bruto que es destinado al pago del servicio de la deuda externa y la deuda privada no tiene porque asumirla el Estado, Colombia tiene en bancos de Estados Unidos más de 53.000 millones de dólares de la reserva del país que podemos disponer en estos momentos, los billones de pesos que ingresan a las arcas de los propietarios de las entidades de salud, pueden ser dirigidos hacia el Estado para que asuma la salud del pueblo, los fondos privados de cesantías y pensiones tienen grandes cantidades de billones de pesos de los trabajadores que pueden pasar a entidades del Estado para que asuma la responsabilidad sin intermediarios, por año,  el país importa más de 16 millones de toneladas de que podemos producir y fortalecer el sistema agroalimentario para lograr soberanía y seguridad agroalimentaria, los tratados de libre comercio que son lesivos para el país y particularmente para los productores nacionales y trabajadores deben ser revocados.  

Hagamos conciencia, entre todos podemos hacer el cambio, el momento nos está indicando lo que está mal y nos señala el camino que nos lleva a lograr el bienestar de toda la humanidad en armonía con la naturaleza.  

El cambio empieza por cada persona, es hora de iniciar para que el futuro de las próximas generaciones sea de bienestar   

Javier Correa 
Secretario General  
Junta Directiva Nacional de Sinaltrainal 

NR