Noticias - Nacionales

EN DERECHO SE OTORGA TRIUNFO POLíTICO A LADRONES

|25 de Mayo de 2020

   

Andrés Felipe Arias no es una Víctima,  es un Delincuente que Apoyado por su Mafioso Cartel Uribista, Desvió el Dineros de los Campesinos a Terratenientes y Grandes Empresarios

El caso de Andrés Felipe Arias evidencia como actúan los delincuentes de cuello blanco, cuya conducta obedece a la mentalidad criminal propia de los carteles corruptos que gobiernan a Colombia y tienen asegurado que sus fechorías terminan siendo olvidadas, perdonadas por sus cómplices que desde la presidencia y las instituciones hacen parte de los mismos sectores políticos de vándalos. 

Es una estrategia bien pensada para favorecer al delincuente, en Julio de 2019, por radicación del Centro Democrático al Congreso de la República llegó el proyecto de “Ley Andrés Felipe Arias”, buscando validar la doble instancia con efecto retroactivo para quienes hayan sido condenados en única instancia y de esa forma revocar la condena a Andrés Felipe Arias, que beneficiaría a más de 200 criminales juzgados por parapolítica, el proceso 8.000 y la Yidispolítica, entre otros casos, los tiempos no les cuadran y el plazo para aprobar la “Ley Andrés Felipe Arias” se cumple el próximo 20 de junio de 2020 y solo ha cumplido un debate de los cuatro reglamentarios, por esa razón definieron el camino de presentar la tutela, que fue resuelta por la Corte Constitucional concediendo la revisión del fallo de primera instancia por los desvíos de los dineros de Agro Ingreso Seguro y el resultado será la ratificación de su condena, la modificación de la sentencia y probable reducción de la pena, o la absolución y ponerlo en libertad, para lo cual tiene un peso definitivo la composición uribista como partido de gobierno que presiona a los Magistrados y lo cierto del caso, es que de hecho, han logrado que la decisión de la Corte Constitucional ponga en tela de juicio las actuaciones de la Corte Suprema de Justicia, produciéndose el denominado choque de trenes y dando un paso que siempre buscado la ultraderecha para acabar con las cortes que siempre ha estado presente en sus objetivos de reforma a la justicia.

Luego de siete años y en un momento que por la pandemia del Covid-19 millones de personas padecen hambre y necesidades,  en derecho, la  Corte Constitucional le ha concedido un triunfo político al cartel de la corrupción, que en caso de Andrés Felipe Arias había intentado todos los recursos posibles para tumbar la sentencia proferida en septiembre de 2014  por la Sala de Casación de la Corte Suprema de Justicia que condeno a Andrés Felipe Arias a 17 años y 4 meses de prisión por su participación y conocimiento en los hechos de Agro Ingreso Seguro y le ordenó pagar 50 mil salarios mínimos que representan unos 30.800 millones de pesos de multa y el delincuente de Andrés Felipe Arias alegando falta de garantías procesales y una vulneración constante a su derecho a la defensa escapó del país buscando asilo en Estados Unidos donde fue capturado por existir una orden de detención en Colombia y luego de permanecer detenido en ese país, hasta donde su amo y señor Álvaro Uribe llegó en su defensa, en enero del año 2019, el juez James Lawrence King, del distrito sur de Florida (EE.UU.), negó la libertad de Andrés Felipe Arias y el criminal trato de evitar su extradición a Colombia a donde finalmente fue enviado en un avión y trasladado a la Escuela de Caballería, en el norte de Bogotá.

El sector de ultraderecha cuestionado por paramilitarismo y narcotráfico liderado por Álvaro Uribe, posan de mártires víctimas de persecución política, al tiempo que usan todo el poderío del terror para desprestigiar a quienes se atrevan a fallar en su contra o cuestionar sus actuaciones y siendo el caso de Andrés Felipe Arias uno de los tantos en los que condicionan a los jueces que llevan investigaciones de los uribistas para garantizar absolución, es decir, han logrado una justicia para protegerse y aprovechando el requisito de juzgamiento de dos instancias para aforados ,  abriendo camino a la doble conformidad, que se diferencia, en que la doble conformidad representa que un juez diferente al que decidió el caso revise los fallos condenatorios y la doble instancia establece que toda sentencia, condenatoria o absolutoria, pase por un segundo juez y en enero de 2018 en  Colombia se estableció el sistema de juzgamiento en dos instancias para los aforados, pero no tiene aplicación retroactiva y solo en un escenario de control del uribismo, el corrupto de Andrés Felipe Arias ha logrado que la Corte Constitucional en fallo de tutela obligue a revisar sus caso una sala de la Corte Suprema conformada por magistrados que no se hayan pronunciado sobre el caso, es decir concedió la doble instancia y doble conformidad, demostrándose una ves más que la justicia en Colombia es una herramienta para proteger a quienes tienen el poder y gobiernan, mientras que al pueblo se le castiga de forma severa y no se le protegen los derechos y por esa razón es muy común que en Colombia los ladrones de cuello blanco reciban condenas simbólicas, son recluidos para vivir cómodamente en francachelas y terminan legalizando y apropiándose de lo que roban.

Ni perdón ni olvido, castigo para los responsables


Javier Correa
Secretario General 
Junta Directiva Nacional de Sinaltrainal

NR